El Partido Popular asegura que el Ejecutivo local está dejando morir muchos contratos para que no se lleve a cabo una subrogación del personal y poder sacar posteriormente un contrato diferente, adjudicarlo a otra empresa y contratar a nuevos trabajadores. La formación alerta de esta práctica, ya que las empresas salientes van a exigir a la Ciudad Autónoma responsabilidad patrimonial.

Esther Donoso teme que la Administración local tenga que hacer frente al pago de las indemnizaciones por el despido de estos trabajadores. La secretaria de Comunicación del PP local pregunta a Gloria Rojas si ésta es la “transparencia, regeneración y cambio” que reclamaba el nuevo Gobierno.

La popular ha denunciado, además, el uso “irregular y anómalo” que está haciendo el Ejecutivo tripartito de los contratos menores, un instrumento recogido por ley pero que los partidos que ahora gobiernan “demonizaron” en la etapa del PP. Como ejemplo de este mal uso, cita el contrato de mantenimiento de los Museos Arqueológico y Sefardí.

En este punto, ha recordado que este contrato finalizó el 21 de agosto, que la empresa solicitó su prórroga en junio, que en septiembre se envió a Intervención y que el responsable del área dijo que no podía informar favorablemente porque la ley no permite prorrogar un contrato ya finalizado. Según Donoso, la empresa ha seguido prestando el servicio hasta que la Consejería de Educación sacó un contrato menor de manera ilegal el 14 de octubre.

Donoso ha aludido también a la situación en la que se encuentran los parques infantiles de la ciudad, sin contrato de mantenimiento desde el pasado 30 de octubre, o el teatro Kursaal-Arrabal, cuyo contrato finaliza a principios de diciembre. La popular quiere saber qué va a hacer el Gobierno en este caso, si seguirá adjudicando contratos menores o cerrará directamente las instalaciones.

Vía Cope Melilla