Abderrahim Mohamed cifra en unos 30 o 40 los menores que deambulan por la calle y que no quieren ir a los centros de acogida. El viceconsejero del Menor y la Familia asegura que la gran mayoría tiene más de 18 años, aunque se dice que son más los menores que viven en la calle porque interesa vender una imagen distorsionada y asustar a la sociedad.

El cepemista, que insiste en que se hará todo lo posible para llevar a estos jóvenes a los centros, señala que los menores que viven en la calle están, en su mayoría, enganchados a la droga y su modo de vida era éste antes de venir a Melilla.

Por lo que respecta al programa de educadores de calle, Mohamed ha señalado que hay oenegés trabajando ya con estos menores y ha recordado que se va a dar un nuevo enfoque al pliego de condiciones de este contrato para abarcar otros aspectos, como educativos y terapéuticos, no solo de intervención.

Además de anunciar que se ha habilitado un comedor para unos 80 menores en el centro de Purísima, el viceconsejero ha adelantado también que el Gobierno va a remitir escritos al resto de comunidades autónomas solicitando la acogida de menores para acabar con la saturación de los centros locales. A día de hoy son ya 32 los menores de Melilla tutelados por oenegés en la península.

Por último, Abderrahim Mohamed ha salido en defensa del trabajo que realizan los profesionales en los centros de acogida. El viceconsejero respalda el comunicado emitido estos días por el comité de empresa y se muestra contrario al linchamiento que están sufriendo los trabajadores, que “están volcados” con su labor.