El Partido Popular considera que el cese de los 6 consejeros y viceconsejeros “llega tarde”, al entender que el presidente de la Ciudad Autónoma debería haber tomado esta decisión hace ahora una semana, nada más conocer la sentencia del Tribunal Supremo porque sabía que era de obligado cumplimiento.   A juicio de Manuel Ángel Quevedo, Eduardo de Castro no solo ha paralizado la Administración, sino que ha provocado que “la Ciudad vaya marcha atrás”.

El vicesecretario de Infraestructuras del PP ha comentado que su formación creía que esta demora se debía a que el Ejecutivo estaba negociando la nueva estructura del Gobierno. Al no ser así, el popular califica de “sorprendente” la paralización que se va a registrar en áreas tan importantes como la de Economía o la de Bienestar Social.

Quevedo tampoco entiende que el presidente de la Ciudad haya cambiado de opinión y ahora defienda el planteamiento del PP sobre la conveniencia de que el Estatuto de Autonomía de Melilla recoja la posibilidad de que existan consejeros y viceconsejeros que no sean diputados electos.  Asegura el popular que De Castro criticó “a muerte” este planteamiento en 2017 y que ahora, en cambio, “ha visto la luz” y ha modificado su discurso.

En palabras del PP, la ausencia de un programa electoral sumado a los ceses que se han registrado, a la falta de directrices y a los grandes enfrentamientos que existen entre los miembros del Ejecutivo hacen “inviable” la continuidad de este Gobierno.  Quevedo señala que la situación actual únicamente satisface “las espurias necesidades sociales y económicas de De Castro”.

El popular subraya que el actual Gobierno “lleva a los ciudadanos con los ojos tapados hacia el abismo”  y que el único que se está beneficiando de esta situación política, “y que se está frotando las manos”, es CpM y Mustafa Aberchan.

Vía Cope Melilla