UGT solicita al Ingesa que se declare a Melilla área de difícil desempeño y cobertura sanitaria para cubrir los puestos vacantes en la sanidad local. El sindicato, que reclama un incremento de plantilla y que se eliminen las tasas de reposición fijadas durante la crisis, defiende una jornada laboral de 35 horas semanales y que se abra la bolsa de trabajo que lleva cerrada varios años.

La secretaria de Salud, Servicios Sociosanitarios y Dependencia de la comisión ejecutiva federal de FESP-UGT ha dado a conocer las propuestas de su sindicato de cara a las elecciones que se celebrarán el próximo 20 de noviembre en la ciudad y a la que están llamados todos los trabajadores del Ingesa. Las votaciones se realizarán en una mesa única situada en el hospital Comarcal entre las 7.00 y las 23.00 horas.

El sindicato pide al Ingesa la redacción de un Plan de Recursos Humanos que recoja las especificidades de Melilla, ya que se presta asistencia a pacientes del entorno marroquí. Además de señalar que la ciudad tiene unos 200 profesionales menos que Ceuta, teniendo una mayor presión, Gracia Álvarez ha detallado que UGT propone la puesta en marcha de una jubilación parcial con contrato de relevo, un plan de formación continuada para todas las categorías profesionales y que se adopten medidas para fidelizar a los trabajadores.

Por otra parte, el sindicato considera positivo que los criterios de los baremos sean únicos para toda el área de Ingesa, es decir, para Ceuta, Melilla y el centro de dosimetría de Valencia; que los interinos cobren la carrera profesional y que se abra la bolsa de trabajo, permitiendo la entrada de nuevos trabajadores y la actualización de méritos de los existentes.

Vía Cope Melilla