Melilla está preparada para hacer frente a una catástrofe de nivel 1 y 2. El comandante de la UME encargado de dirigir el simulacro de terremoto con riesgo de tsunami llevado a cabo en la ciudad desde el lunes asegura que las conclusiones obtenidas son muy positivas y que el ejercicio ha sido todo un éxito, aunque siempre hay aspectos que son mejorables.

El comandante Fernández, que ha recordado que este tipo de iniciativas se realizan cada dos años, ha detallado que por parte de la UME han participado 100 efectivos, a los que se han sumado miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Comandancia, la Autoridad Portuaria, el Ingesa o Cruz Roja hasta alcanzar las 400 personas.

La organización del simulacro comenzó hace seis meses con reuniones de coordinación con el servicio 112, con quien se diseñaron las incidencias y los escenarios del simulacro. Entre las novedades de este año, el comandante Fernández ha resaltado el ejercicio llevado a cabo a bordo de un barco tras sufrir un incendio.

Por su parte, el presidente de la Ciudad asegura que este tipo de prácticas son imprescindibles para que Melilla esté mejor preparada para hacer frente a una catástrofe de este tipo. Eduardo de Castro valora positivamente el resultado del ejercicio y agradece la participación de todos los agentes implicados.

Vía Cope Melilla