Sindicatos y trabajadores del hospital Comarcal se han concentrado hoy a las puertas del centro sanitario para reclamar al Ingesa la incorporación de más personal, que se lleve a cabo un proceso de reubicación con las trabajadoras que no han aprobado el examen de las oposiciones para evitar que se queden en la calle y que se ejecute la Promoción Interna Temporal (PIT).

Los representantes sindicales denuncian que el Ingesa no escuche las reivindicaciones de los profesionales y que tome todas las decisiones de manera unilateral y a golpe de decretazo. CSIF insiste en que faltan medios y que si el trabajo sale adelante es por el buen hacer de los trabajadores. Por su parte, Francisco López, de Comisiones Obreras, asegura que hacen falta entre 10 y 15 celadores y que se cubran las bajas, pero no concatenando contratos de tres meses.

Carlos García, de Satse, ha detallado que el único servicio de salud en el que no se pacta el plan de ordenación de recursos humanos, ni los permisos, vacaciones y licencias es el de Ingesa, situación que se viene produciendo desde hace 8 años. Según Mari Carmen Guerrero, de la Unión Sindical de Auxiliares de Enfermería, Madrid hace caso omiso a las reivindicaciones de los trabajadores. Pide que se amplíe la plantilla y se lleve a cabo la promoción interna, ya que no se ha ejecutado en los últimos 16 años.

Los sindicatos demandan también un pacto de reubicación para que las trabajadoras que no han aprobado las oposiciones, la gran mayoría con muchos años de servicio a sus espaldas y más de 50 años, no se queden en la calle. Inmaculada Salazar, auxiliar de enfermería, considera injusto que muchas compañeras se vayan a quedar sin trabajo después de haber estado años soportando contratos precarios.

Vía Cope Melilla