Miguel Marín asegura que hoy se ha vivido un día “histórico e inédito” en la Asamblea de Melilla después de que el Gobierno se haya abstenido en la votación para aprobar la urgencia de la sesión convocada para dar el visto bueno a las cuentas generales de 2018. El portavoz del PP subraya que si no llega a ser porque su grupo ha votado a favor no se podrían haber tramitado las cuentas y se habría incurrido en graves defectos administrativos.

Para el popular es un esperpento que los grupos que conforman el Ejecutivo no hayan respaldado un asunto convocado por ellos mismos con carácter de urgencia. Según el Grupo Popular, de no haberse aprobado las cuentas no se habrían podido presentar al Tribunal de Cuentas antes del 15 de octubre.

Además de señalar que el día de hoy es para enmarcar en los anales de la historia, Miguel Marín insiste en que ha quedado demostrado, y así lo ha reconocido el propio consejero de Hacienda, es que las cuentas de 2018 son “excelentes” y arrojan un superávit de más de 29 millones de euros. Frente a esta buena gestión, sitúa el popular la desastrosa labor del nuevo Ejecutivo, que en los primeros tres meses de gobierno ha acumulado más de un millón de euros en facturas sin pagar.

Al portavoz de VOX también le ha llamado la atención que el Gobierno se haya abstenido a la hora de votar la urgencia de la sesión, cuando ha sido el propio Ejecutivo el que la ha convocado así. Jesús Delgado Aboy ha explicado que su grupo se ha abstenido a la hora de votar las cuentas porque el grueso de la información le ha llegado 20 minutos antes de comenzar el pleno.

Vía Cope Melilla