El pleno de la Asamblea ha aprobado hoy con los votos a favor del Partido Popular y la abstención del resto de grupos las cuentas generales de la Ciudad de 2018, unas cuentas que arrojan datos muy positivos, como una estabilidad presupuestaria de más de 26 millones de euros, una carga financiera del 4,52 por ciento (de las más bajas de España), una deuda de 56 millones y un remanente de tesorería superior a los 29 millones de euros.

La diputada del Partido Popular, Esther Donoso, ha resaltado la excelente liquidación de las cuentas del año pasado, unos datos muy positivos para Melilla que ponen de manifiesto la buena gestión desarrollada por el anterior Ejecutivo de Juan José Imbroda.

Según Donoso, gracias a este remanente de tesorería la Administración local va a invertir más de 10 millones de euros en inversiones financieras sostenibles. La popular espera que las liquidaciones de los próximos años sean tan buenas como la registrada en 2018.

El consejero de Hacienda, Economía y Empleo, que ha reconocido que las cuentas no son malas, ha hecho sin embargo hincapié en otros aspectos no tan positivos de la gestión del anterior Gobierno, como las facturas pendientes de pago desde el año 2015. Julio Liarte ha recordado que muchas han sido llevadas ante la justicia o el Consejo de Estado y ha avanzado que en breve la Ciudad Autónoma tendrá que hacer frente al pago de 1,2 millones de euros por este concepto.

Para Donoso no es lógico que Liarte aproveche la aprobación de las cuentas para “contar las penas de su consejería”, situación a la que tendrá que hacer frente ahora como responsable, y recuerda que en los tres meses de Gobierno tripartito la Administración ha acumulado facturas impagadas por valor superior al millón de euros.

En este punto, la portavoz del Ejecutivo ha pedido a los diputados del Partido Popular que no den lecciones de buena gestión en este sentido, ya que en su área hay multitud de facturas sin pagar por servicios prestados y sin expedientes que los sustenten. Más allá, ha asegurado que hoy mismo ha firmado facturas atrasadas de un año y medio y ha dejado claro que se está trabajando para arreglar el desaguisado que había dejado el anterior Gobierno.

Vía Cope Melilla