Los votos a favor del PP, Grupo Mixto, PSOE y CpM han permitido dejar hoy sobre la mesa la moción presentada por VOX para aprobar una declaración institucional con la que definir “de una vez y para siempre” la españolidad de Melilla. Estas formaciones no consideran oportuno poner encima de la mesa ahora este debate porque la españolidad de Melilla es algo incuestionable.

El Partido Popular ha sido el primero en proponer que se quede el asunto sobre la mesa para la declaración vuelva a la comisión y se rehaga. Miguel Marín cree que se hace un flaco favor a la ciudad si se lleva este asunto a la Asamblea.

Para el PSOE, la propuesta presentada por VOX es “rancia”, recuerda a tiempos pasados y divide a los españoles. Su portavoz, Francisco Vizcaíno, asegura que estamos ante una moción “partidista, interesada y sesgada”.

Mustafa Aberchan, que defiende que no hay que “abrir debates absurdos o bizantinos” como este en la Asamblea, cree que debatir sobre la españolidad de Melilla debilitará “lo que somos y lo que creemos”.

En representación del Gobierno tripartito, Gloria Rojas ha subrayado que la españolidad de Melilla “está clara” y llevar este debate a la Asamblea además de estéril puede ser “peligroso”.

Por su parte, Jesús Delgado Aboy ha aclarado que el objetivo de VOX al presentar esta moción no era otro que buscar la unidad de todas las formaciones en torno a un elemento común como la españolidad y dejar a un lado lo que les separa.