• El delantero reconoce que le sabe a poco el punto obtenido ante Las Rozas C.F., pero aprecia mejores sensaciones en el juego

La Unión Deportiva Melilla ha iniciado una semana con un guion muy distinto al habitual. Hoy ha tocado entrenamiento regenerativo y compensatorio, pero la relajación no existe, este martes no habrá descanso. Mañana tocará entrenar y viajar, porque el miércoles, a partir de las cuatro de la tarde, se recupera el partido atrasado de la jornada 2 ante el Celta de Vigo B.

Varía la agenda, sobre con otro partido pendiente, el del próximo domingo en Luanco, pero no cambian las costumbres. Esta mañana lo primero que han hecho cuerpo técnico y jugadores es analizar el empate cosechado ayer ante Las Rozas C.F. Y acto seguido, al filo de las once de la mañana, ya se ha pisado césped. La sesión ha sido más liviana para los que ayer fueron titulares, mientras que los reservas y aquellos que no jugaron han acumulado algo más de trabajo. Esa intensidad se ha apreciado, sobre todo, en el partidillo final para cerrar la sesión.

La plantilla ve mejoría en el juego desplegado ayer, pero quieren más, como es evidente, y el punto les sabe a poco. Así lo ha manifestado Hicham nada más concluir el entrenamiento. “Nos vamos con la sensación de haber perdido dos puntos en casa porque aquí los equipos que vienen piensan que es un campo difícil, que es difícil sumar y solo hay que ver cómo celebraba el punto el equipo rival. El equipo se va un poco jodido por el empate. Tuvimos buena sensación en el campo, tocamos muy bien con respecto a otros partidos, pero nos faltó tirar a puerta”.

En el plano personal, el delantero también aprecia mejoría, pero sabe que aún le falta. “Bien, cogiendo sensaciones en los minutos que me da el míster y poco a poco ayudando al equipo en lo que necesite y contento”, ha concretado.

Lo que sí ha dejado claro el murciano es que el único objetivo para el partido del miércoles es vencer. “En todos los partidos tienes opciones de ganar, de perder o de empatar, y nosotros vamos a ir a Vigo con la mentalidad de que le podemos ganar a cualquier equipo, de sacar los tres puntos haciendo nuestro juego. Podemos ganar el partido tranquilamente”.

Hicham Khaloua está, además, ante un partido diferente. Jugó en el Celta B en la temporada 2016-2017 y firmó 16 goles, sus mejores registros en Segunda División B. Ese equipo, además, rozó el ascenso de categoría y él lo recuerda con cariño. “Sí, es un partido especial porque le tengo mucho cariño a la gente de allí. Hicimos un buen año, disfrutamos mucho del fútbol, hicimos un playoff que luego el Valencia Mestalla nos eliminó, pero disfrutamos muchísimo. Me quedo con el grupo y cómo me trataron en el club”.

Plan de viaje

La expedición azulina partirá mañana martes en avión desde Melilla, a las 15.55 horas, y llegará a Vigo a las 20.55 horas, con escala en Madrid. Ya en la capital viguesa, el equipo quedará concentrado en el Hotel Hesperia.

El partido aplazado ante el Celta de Vigo B se disputará el miércoles, a partir de las 16 horas, en el Municipal de Barreiro. Nada más concluir el choque, el equipo pondrá rumbo a Madrid, donde pernoctará. El jueves por la mañana, tomará un avión con destino a Melilla, cuyo aterrizaje está previsto para las 12.50 horas. Acto seguido, el equipo se dirigirá al Estadio Álvarez Claro para entrenar, dejando la tarde como único descanso, puesto que el viernes, ya en horario habitual, habrá una nueva sesión.