El portavoz del Grupo Popular ha recriminado al presidente del Gobierno local que no haya salido en defensa de los empleados públicos de la Ciudad, que han sido cuestionados por su actuación en la redacción de un informe sobre la aparición de 40 borregos muertos en el río de Oro, así como que no haya puesto orden entre los miembros del Ejecutivo, ya que, según Miguel Marín, Mohamed Mohamed Mohand instó a su compañero Hassan Mohatar a “no calentarse”.

A juicio del popular, Eduardo de Castro está más preocupado por ponerse un sueldo de 7.000 euros que por gobernar la ciudad. En este punto, insiste en que en el Ejecutivo cada partido “va a lo suyo”.

Marín ha reprochado al presidente de la Ciudad que guarde silencio ante todas estas cuestiones y le insta a tomar cartas en el asunto ante las “salidas de tono” de los miembros de su Gobierno. El portavoz del Grupo Popular tiene claro que De Castro no pone orden porque no se puede gobernar la ciudad con un solo diputado.

Por su parte, el portavoz del Grupo Socialista ha recriminado a Marín que intente liar la cuestión en lugar de hablar del fondo de la cuestión. Francisco Vizcaíno acusa al popular de utilizar este tema en el pleno para dar la imagen de que los distintos grupos que componen el Ejecutivo van por libre.

Vía Cope Melilla