• El central subraya que la derrota en Boadilla “hay que dejarla atrás, pero sin olvidarlo”
  • Incide en que “hay que trabajar con ganas para salir a ganar y demostrar que lo que se vio ayer ha sido un error”

El trabajo en la Unión Deportiva Melilla es innegociable. Así se entiende en el club y así se entiende dentro del vestuario. Por eso, para subsanar los errores que ayer generaron la derrota en Boadilla, el equipo se ha entrenado durante cerca de tres horas en el Estadio Álvarez Claro.

No ha sido un lunes habitual. La sesión ha comenzado con una larga charla en el vestuario, entre jugadores y cuerpo técnico, para analizar el partido, extraer conclusiones y, sobre todo, buscar soluciones para que este traspiés sea algo puntual. Futbolistas y técnicos están con ganas de revancha y se ha apreciado en las caras y en la intensidad que se ha visto luego sobre el verde.

Aquellos que ayer disputaron los noventa minutos han realizado un entrenamiento regenerativo, pero a mayor ritmo del habitual. Y los que no jugaron, tras el calentamiento habitual, han trabajado sin descanso, tanto en el apartado físico como con el balón. Al filo de las doce y media, cuando llovía torrencialmente sobre Melilla, los jugadores seguían sobre el césped practicando jugadas de finalización. El compromiso es máximo y están convencidos de que revertirán la situación el próximo domingo con una victoria sobre Las Rozas.

El grupo sabe que ese es el camino, pero sin olvidar lo sucedido ayer. Lo ha remarcado Richi cuando, al término del entreno, se le pedía una lectura del encuentro: “Hay mucho por mejorar, hay mucho trabajo por hacer y hay que tener siempre presente que, si no estamos al cien por cien, esas cosas pueden pasar. Está claro que no podemos olvidarla. Está claro que hay que dejarla atrás, pero sin olvidarlo, tener presentes este tipo de partidos porque en el momento que no estemos bien, nos puede caer una buena como la de ayer. Trabajar y a seguir para adelante”.

El central, uno de los jugadores que más lleva en la plantilla, es una voz autorizada para dirigirse a la afición. A la hinchada de pide apoyo y le garantiza que el equipo dará el máximo para alcanzar las metas marcadas.

“El mensaje es que estén con nosotros, que vamos a trabajar con fuerza para que estas cosas no vuelvan a suceder -ha manifestado-. Sobre todo, que se pueden perder partidos, está claro, pero tenemos que poner un poco más de nuestra parte y, sobre todo, no venirnos abajo, que no lo vamos a hacer, ni vamos a permitir que nadie lo haga porque es muy temprano todavía. Queda mucha liga por delante y estamos aquí para hacer algo bueno”.

Por último, ha confesado que la forma de superar esta derrota es “trabajar desde hoy, desde el minuto 1, que están trabajando todos bien hoy, trabajar con ganas para salir a ganar y demostrar que lo que se vio ayer ha sido un error, ha sido una piedra en un camino que es muy largo”.

La plantilla disfrutará mañana del habitual martes de descanso y regresará al trabajo el miércoles por la mañana.