Miguel Marín considera “inadmisible” que tres meses después de que Eduardo de Castro tomara posesión del cargo de presidente de la Ciudad todavía no se conozca el programa de gobierno para los próximos cuatro años. El secretario regional del PP de Melilla asegura que esta incertidumbre provoca desconfianza entre los inversores y los ciudadanos.

El popular recuerda que el próximo día 15 se cumplen tres meses de la toma de posesión de De Castro, tres meses perdidos para Melilla. Según Marín, lo primero que tiene que hacer un político es decir qué quiere hacer con su ciudad, presentar un programa de gobierno, algo que no ha hecho el coordinador de Ciudadanos en Melilla.

A su juicio, la incertidumbre provoca desconfianza entre los empresarios que no quieren invertir en Melilla y entre los melillenses que no saben qué va a pasar con su ciudad. Más allá, Miguel Marín insiste en que los problemas a los que aludía De Castro antes de ser presidente de la Ciudad no solo no se han solucionado, sino que se han agravado, como el caos en la frontera o el cierre de la aduana comercial.

El secretario regional del PP local critica la “pasividad” de De Castro y subraya que el Ejecutivo local está sumido en el “desgobierno”, con cada grupo a lo suyo. Según Marín, el presidente de la Ciudad solo se ha preocupado en estos tres meses en ponerse un sueldo de 7.000 euros al mes y el resto de cuestiones las tiene abandonadas.

Vía Cope Melilla