La Viceconsejería de Servicios Sociales y Salud Pública ha llevado a cabo dos inspecciones por las casetas de la Feria para comprobar que cumplen la normativa vigente. Hasta el momento, no ha sido necesario imponer ninguna sanción porque se han solventado los pequeños problemas detectados, como la falta de agua caliente en alguna de estas instalaciones.

En declaraciones a COPE Melilla, Mohamed Mohamed Mohand ha detallado que entre el viernes y el lunes pasado se realizó una revisión rutinaria para informar a los caseteros de las condiciones mínimas que deben reunir las instalaciones. En una segunda vuelta, todas habían arreglado las deficiencias detectadas.

Entre los requisitos que se solicitan destacan que las personas que están en contacto con la comida cuenten con el carné de manipulador de alimentos, que la maquinaria esté en buen estado, haya agua caliente y se recojan los residuos según la normativa. Como ha detallado Mohamed Mohand, los inspectores no volverán a visitar las casetas en lo que queda de Feria a no ser que se tenga conocimiento de alguna situación de peligro.

Vía Cope Melilla