La edición 2019 de la Feria de Melilla, que se desarrollará del 31 de agosto al 8 de septiembre, presenta importantes novedades para hacerla más económica e inclusiva para todos. Para empezar, se ha eliminado la comida inaugural para las autoridades, se ha fijado un día sin ruido para los niños con Trastorno del Espectro Autista, se empezará a eliminar el plástico en las casetas y se establecerá un punto violeta de información para conseguir una feria libre de agresiones sexistas.

La consejera de Educación, Cultura, Deportes, Festejos e Igualdad ha resaltado el esfuerzo realizado para poder celebrar este año la feria, ya que el anterior Gobierno dejó tan solo en Festejos 200.000 euros de presupuesto para lo que resta de año, una cantidad insuficiente para las fiestas patronales. No obstante, se ha conseguido sacar adelante una feria más económica, pero manteniendo su esencia.

Entre los objetivos que se marca el Gobierno de cara al futuro es hacer la feria más atractiva para los melillenses, evitar que muchos elijan esta fecha para irse de vacaciones y darla a conocer en ciudades como Málaga, Granada y Almería para atraer visitantes. Gloria Rojas ha señalado también que para próximas ediciones los ciudadanos podrán participar en su organización aportando propuestas o ideas para conciertos.

Además de mantenerse la tradicional comida del mayor, el día de la tapa y el día del niño, se van a sentar las bases para conseguir una feria más ecológica. Para ello, la consejería ha llegado a un acuerdo con la caseta municipal y la de copas para utilizar vasos de plástico duro reciclables. De igual forma, el martes 3 de septiembre, de 20.00 a 23.00 horas, se cortará la música en las atracciones para que los niños con TEA disfruten de la feria.

Rojas, que reconoce que la feria “es cara”, asegura que el presupuesto invertido este año será menor que el del año pasado y se ha comprometido a dar a conocer el coste total una vez hayan concluido las fiestas. La socialista ha adelantado también que el Gobierno se pondrá a trabajar a principios de año para modificar el Reglamento de Feria, que está anticuado.

Vía Cope Melilla