Miguel Marín asegura que “las comparaciones son odiosas” y que su sueldo como expresidente de la Autoridad Portuaria, 5.900 euros al mes, no tiene nada que ver con el que va a percibir el jefe del Ejecutivo local. El popular subraya que, en su caso, él no intervino ni directa ni indirectamente en su designación, ya que lo fija la Administración General del Estado, mientras que Eduardo de Castro ha redactado y aprobado su propio salario.

En segundo lugar, Marín ha recordado que él renunció al cargo de presidente de la Autoridad Portuaria para formar parte de un proyecto político, el del Partido Popular, y que como asesor del grupo cobra la mitad que antes. Por el contrario, el presidente de la Ciudad, dice, ha hecho justo lo contrario.

Vía Cope Melilla