El Partido Popular culpa al presidente de la Ciudad de poner en peligro la seguridad de los melillenses al no haber tramitado la orden firmada el pasado 10 de junio por el exconsejero de Seguridad Ciudadana, Isidoro González, para transferir una partida de 25.000 euros a los Bomberos para hacer frente a la compra de material y mantenimiento del parque de vehículos.

Miguel Marín acusa a Eduardo de Castro de estar más preocupado por cuestiones como su sueldo que por tramitar un expediente que permita al servicio de extinción de incendios desempeñar su labor en condiciones adecuadas.

Además de reprochar al jefe del Ejecutivo local que amenazara a los Bomberos con abrirles un expediente en lugar de recibirlos en su despacho para escuchar sus reivindicaciones, el portavoz del Grupo Popular en la Asamblea asegura que la profesionalidad de estos funcionarios impidió que la semana pasada se produjera una desgracia durante una intervención en la calle Tadino de Martinengo.

Vía Cope Melilla