La Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad va a realizar un seguimiento a las explotaciones ganaderas de la ciudad para revisar sus licencias y ver si cumplen la normativa vigente. Hassan Mohatar ha subrayado hoy que no va a permitir ninguna ilegalidad y que “no le va a templar el pulso” si tiene que cerrar alguna de estas instalaciones.

Recuerda que como responsable público tiene la obligación de velar por el cumplimiento de la ley. Mohatar se ha referido también a la aparición de 41 borregos muertos en el cauce del río de Oro y a la sanción a la que se puede enfrentar el propietario de estos animales, de hasta 100.000 euros. El consejero ha negado que se desconozca el nombre del empresario, como aseguró el viceconsejero de Salud Pública, y ha confirmado que se le ha abierto un expediente por atentado contra el medio ambiente.

Además de reprochar a Salud Pública la tardanza en entregarle el informe sobre este caso, el cepemista insiste en que tampoco va a consentir que se incumpla la ley para tapar alguien, en alusión al vínculo entre el responsable de Sanidad Animal y el veterinario de la explotación ganadera. Hassan Mohatar tiene claro que con la salud pública no se puede jugar, por lo que se aplicará la ley en toda su extensión.

Vía Cope Melilla