El consejero de Infraestructuras y Urbanismo ha avanzado que revisar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para adaptarlo a la normativa vigente va a costar a las arcas públicas 200.000 euros más de lo previsto por no haberse ejecutado en tiempo y forma. Rachid Bussian explica, en declaraciones a COPE Melilla, que el año pasado la Ciudad Autónoma tuvo que indemnizar a la empresa que se encarga de llevarlo a cabo con casi 100.000 euros por incumplimiento de contrato al haberlo suspendido de forma temporal

El cepemista reprocha al anterior Ejecutivo que no se haya avanzado nada en la revisión de este plan en los últimos 12 años y subraya que aprobar el nuevo PGOU es una de las prioridades del Gobierno tripartito.

Además de recordar que en todo este tiempo se han celebrado más de 50 comisiones para abordar las alegaciones presentadas al plan propuesto, el consejero de Infraestructuras y Urbanismo detalla que la redacción del PGOU, que se adjudicó en un principio por 550.000 euros, va a terminar costando cerca de 800.000.

Según Bussian, la empresa se comprometió a ejecutar el plan en 24 meses adaptando las diferentes actualizaciones de la legislación en materia medioambiental, urbanística o de servidumbre aeronáutica, plazo que todavía no se ha agotado.

Vía Cope Melilla