El viceconsejero de Servicios Sociales y Salud Pública adelanta que el responsable de haber tirado 41 borregos al cauce del río de Oro se enfrentará, probablemente, a dos sanciones, una de su área y otra de la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad. Aunque todavía no se conoce el resultado de la investigación iniciada, Mohamed Mohamed Mohand cree que el propietario de estos animales los tiró al rio para evitar pagar la tasa de la incineradora.

El socialista ha recordado que los animales murieron por asfixia, la misma causa de la muerte de los otros 30 borregos que perecieron con anterioridad procedentes de Huesca.

Mohamed Mohand no ha pasado por alto las condiciones meteorológicas a las que se enfrentan estos animales durante su traslado y asegura que a día de hoy la viceconsejería no tiene conocimiento de que hayan llegado más borregos a la ciudad.

Preguntado por la venta de animales a particulares en los cebaderos, el viceconsejero ha dejado claro que la ley no lo permite. Mohamed Mohand recuerda el destino de estas explotaciones es el matadero y que desde que ostenta el cargo no ha salido ningún animal vivo de los cebaderos, algo que no ocurrió con su predecesora Paz Velázquez.

Vía Cope Melilla