El consejero de Economía y Hacienda se ha reunido con los responsables de la Confederación de Empresarios de Melilla (CEME-CEOE) con el objetivo de «escuchar sus preocupaciones y reivindicaciones». Se apunta que esta reunión ha sido “una primera toma de contacto, con la intención de que sea la tónica permanente en el desarrollo de las relaciones político-empresariales de la ciudad”.

Entre los asuntos abordados, destaca la posibilidad de estudiar una reducción del IPSI de importación y la unificación para todos los trabajadores de las bonificaciones de la Seguridad Social y pluses de residencia. De igual modo, se ha planteado primar en los procedimientos de contratación pública a aquellas empresas que presenten el sello Melilla Calidad “o cualquier otro certificado de calidad reconocido”, así como valorar la implantación de la directiva europea sobre la división de grandes contratos por lotes “con el objetivo de favorecer la participación de las pequeñas y medianas empresas en los proyectos que supongan una gran inversión pública”.

Además, se ha tratado la posibilidad de tener un mayor control de la economía sumergida de Melilla, el estudio de la disminución de los costes de transporte hacia la península para los empresarios de la ciudad “para que no pierdan competitividad” y la seguridad de las instalaciones en los polígonos industriales.

Además de Julio Liarte, consejero de Economía y Hacienda y presidente de Proyecto Melilla (Promesa), a la reunión asistió el vicepresidente de la sociedad pública, Emilio Guerra y la gerente Carolina Gorgé. Por parte de los empresarios, asistió el presidente de la CEME, José Reyes, acompañado por José Antonio Ramos y Francisca Serón.

Vía Cope Melilla