• Víctor Cea ha dirigido la primera sesión de la pretemporada en el Estadio Álvarez Claro con 16 jugadores a sus órdenes
  • El balón ha sido protagonista en esta primera toma de contacto, a la que también ha acudido el presidente del club

Ha empezado lo serio. Los tres primeros días de la semana han servido de toma de contacto, pero hoy tocaba trabajar. Minutos después de las nueve de la mañana, y tras una charla de Víctor Cea en el vestuario, los jugadores de la Unión Deportiva Melilla 2019-2020 han saltado al césped del Estadio Álvarez Claro. Esta mañana se ha celebrado la primera sesión de la pretemporada con 16 futbolistas, con el balón como protagonista y con mucho calor.

Por espacio de casi dos horas han trabajado sobre el verde del Municipal. Carlos Gómez, preparador físico del equipo, ha dirigido los primeros ejercicios de calentamiento y ha ido supervisando el resto del trabajo, sobre todo la hidratación. Rápido ha tomado el mando Víctor Cea, primero con ejercicios distendidos en un rondo, para luego diseñar su juego en espacio reducidos, ya con una idea general de lo que pretende ver esta temporada, ya sea en salida de balón o a la hora de defender.

El diálogo ha sido constante, ha ido corrigiendo sobre la marcha para que los futbolistas se empapen de sus ideas y siempre, en todo momento, con el esférico.

La comunicación ha sido la tónica en esta primera sesión

A esta primera sesión tan solo ha faltado Juanan Entrena, que se incorporará el lunes a los entrenamientos. También se está pendiente, evidentemente, de cerrar la plantilla con la dirección deportiva al tanto del mercado de fichajes. Todos los jugadores que hoy estaban en el Álvarez Claro han completado el entrenamiento sin problemas, a pesar de la inactividad vacacional. Los entrenamientos, como ha subrayado Carlos Gómez, serán progresivos para alcanzar el momento idóneo de forma en el arranque de temporada.

El preparador físico Carlos Gómez ha dirigido el primer tramo de entrenamiento

“El lunes comenzaremos a incrementar la carga y va a ser un trabajo similar al de la temporada pasada, en el sentido de que va a ser una carga progresiva, para tratar de ir adaptándonos lo mejor posible, tanto a niveles de fuerza como a niveles de resistencia aeróbica… todos los parámetros que al final nos gustan a los preparadores físicos. Y, sobre todo, facilitarle al futbolista esa adaptación para que luego nos pueda rendir y protegerlo de cara a una lesión”, explicaba al término del entrenamiento el propio Carlos Gómez.

Acto seguido, y tras la tradicional foto de familia del primer día, el presidente del club, Luis Manuel Rincón, ha dirigido unas palabras a la plantilla. Les ha manifestado que en el club encontrarán una nueva familia. Y, de paso, les ha explicado el guión que pretende para este año. Primero, una buena temporada. Segundo, clasificarse para el playoff. Y, tercero, ascender a Segunda División.

El balón va a ser protagonista, también en los pies de los porteros

¡Qué se cumplan sus deseos!