La Guardia Civil ha desmantelado una importante plataforma de proyección de narcolanchas establecida junto a las islas Chafarinas. En el operativo han participado más de 150 agentes de unidades aéreas, marítimas y terrestres, seis personas han sido detenidas y se han intervenido tres embarcaciones rápidas.

Las narcolanchas constituían una «guardería marítima de droga y combustible» utilizada para transportar grandes cantidades de hachís y proporcionar apoyo logístico en alta mar a organizaciones criminales del sur de la península. Utilizaban las cercanías de las Chafarinas «como base de operaciones desde el mar y resguardo natural del viento».

En el marco de la Operación Karsana, la Guardia Civil ha desarticulado una importante organización criminal dedicada a introducir por vía marítima grandes cantidades de hachís en España procedente de Marruecos. Habría establecido una plataforma de embarcaciones rápidas en el mar junto a las Chafarinas. Su misión era la de abastecer de combustible y droga en alta mar a diferentes organizaciones ubicadas en la península.

Radares y tecnología de última generación

Se apunta que este sistema les proporcionaba mayor seguridad que el de mantener la droga en tierra. Además, el realizar los transbordos alejados de las costas de Marruecos «les aseguraba una menor exposición a las fuerzas policiales marroquíes». La mayoría de las embarcaciones están dotadas de radares y tecnología de última generación para realizar «los encuentros y transbordos de la droga en alta mar».

Los detenidos, efectos y embarcaciones han sido trasladados por un buque del Servicio Marítimo de la Guardia Civil al Puerto de Melilla para su puesta a disposición judicial del Juzgado de Guardia de la Ciudad Autónoma.

Vía Cope Melilla