El tráfico de pasajeros ha descendido en el puerto en lo que llevamos de año un 9,4 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2018. La tendencia a la baja se registra también en el tráfico de vehículos, un 9,7 por ciento, el de buques, un 15 por ciento, y las mercancías, un 2,5 por ciento.

Manuel Ángel Quevedo ha detallado que, en el caso de los pasajeros, se ha pasado de los 306.000 contabilizados el año pasado a los 277.000 de 2019. Por lo que respecta a los vehículos, se han registrado 5.400 menos, pasando de 55.800 a 50.400.

El vicepresidente de la Autoridad Portuaria atribuye este descenso en parte a la reducción del número de barcos rápido que han operado estos meses en Melilla y al incremento al 75 por ciento de la bonificación al residente, que invita a los melillenses a optar más por el transporte aéreo que marítimo. Cree que también influye en esta situación la Operación Paso del Estrecho.

Sin embargo, el descenso del tráfico de mercancías se debe, según Quevedo, a la situación de la frontera y al cierre de la aduana comercial. Si en términos generales la bajada es del 2,5 por ciento, en los contenedores LO-LO la reducción ha sido del 13,7 por ciento, del 10,7 en los RO-RO y del 5,7 por ciento en los camiones.

Vía Cope Melilla