El Consejo de Gobierno aprobó ayer el proyecto para la segunda fase de reparación de las fachadas de las viviendas de Averroes. La obra, que será ejecutada por Tragsa en un plazo de 14 meses, tendrá un coste de 1,6 millones de euros. Con esta actuación se dará por finalizada la rehabilitación de todas las fachadas que se encontraban en mal estado.

El consejero de Fomento en funciones ha recordado que los problemas registrados en las fachadas de esta urbanización son imputables a la empresa constructora y a la dirección facultativa. Una vez aprobado el proyecto, Javier González prevé firmar el jueves el encargo a la empresa Tragsa y a partir de ahí empieza a contar el plazo de ejecución.

La parte de la fachada que se derrumbó en junio de 2015 está ya reparada y ahora se va a actuar en las zonas donde el estudio de patologías detectó riesgos leves, moderados y graves. González ha especificado que la Ciudad Autónoma está llevando a cabo en este caso una acción sustitutoria y que cuando terminen todos los trabajos habrá destinado a esta iniciativa 2,4 millones de euros.

Además de señalar que en esta segunda fase se han incorporado las actuaciones implementadas en la primera, el consejero de Fomento en funciones ha concretado que los trabajos comenzarán en la primera quincena de julio.

González ha señalado que en su primera rueda de prensa como consejero de Fomento se comprometió en nombre del Gobierno a solucionar el problema detectado en las fachadas de Averroes. En su última comparecencia hoy de la legislatura, cree que se ha alcanzado el objetivo marcado.

Vía Cope Melilla