Daniel Conesa cree que es de una «desvergüenza absoluta» que la secretaria general del Partido Socialista (PSOE) aspire a ser presidenta de la Ciudad tras conseguir tan sólo cuatro diputados en las pasadas elecciones del 26 de mayo. Más allá, cuestiona la «incoherencia» de Gloria Rojas al pedir en su día la dimisión de María Antonia Garbín (PP) como diputada y no poner ahora objeción alguna a un «hipotético» pacto de Gobierno con Coalición por Melilla (CpM) aun cuando sobre Mustafa Aberchan pesa una condena sobre el caso voto por correo que, reconoce, todavía no es firme, ya que ha sido recurrida.

El popular no entiende por qué el PSOE quiere «entregar» el futuro de Melilla a CpM, «un partido radical de carácter étnico y religioso». Subraya que el PP de Juan José Imbroda obtuvo en las elecciones municipales y autonómicas 2.500 votos más que Coalición por Melilla «y 8.000 más con respecto al Partido Socialista». En todo caso, apunta que, en la ciudad, el PSOE es una fuerza política «testimonial».

En palabras de Daniel Conesa, que el PSOE de Gloria Rojas quiera alcanzar el Gobierno de la Ciudad «a lomos de Coalición por Melilla es de una falta de respeto absoluto a una voluntad mayoritaria de los ciudadanos».

«Quiere un sillón a cualquier precio»

En similares términos se ha pronunciado el presidente Juan José Imbroda, para quien Gloria Rojas «no tiene vergüenza y es una amoral». Critica que la secretaria general del PSOE acepte que Mustafa Aberchan, «un condenado a dos años de cárcel por comprar votos por correo», continúe como diputado de la Asamblea y, en cambio, pidiese la dimisión de Garbín «por una cuestión administrativa». Remarca Imbroda que Rojas «quiere un sillón a cualquier precio».

Vía Cope Melilla