El consejero de Educación, Juventud y Deporte en funciones ha asegurado que la Directiva del Club Melilla Baloncesto se ha “precipitado” al pedir la votación de los socios para decidir si disolver el equipo, descender o mantenerse en la categoría. Antonio Miranda considera que los socios no deben decidir el futuro del equipo y pide al presidente que “dimita si no busca continuar con el proyecto”.

Tras convocar a los socios del Club Melilla Baloncesto, Miranda tranquiliza a la afición aclarando que la Ciudad Autónoma continuará apoyando a los equipos en ligas nacionales. Por otra parte, compara la situación del conjunto con la de la Unión Deportiva Melilla, para el que la reducción de la deuda con la Seguridad Social y los buenos resultados, han propiciado el aumento de público en el Álvarez Claro, mientras al Pabellón Javier Imbroda asistieron menos de 300 aficionados al partido contra el Valladolid. El consejero asegura que la diferencia entre los dos equipos radica en que “la directiva del baloncesto no está creando ilusión”.

Aclara que habrá que esperar a la formación del nuevo Gobierno y a la aprobación de las cuentas públicas, pero defiende que los socios “no son nadie” para decidir el futuro del equipo. Pide al presidente del Melilla Baloncesto que convoque una asamblea de socios para comunicar los presupuestos de la temporada anterior e informar si desea dejar su puesto o continuar.