Las áreas de Medio Ambiente y Fomento han emitido un informe favorable al proyecto de renaturalización del río de Oro presentado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y que ejecutará la empresa Tragsa. Manuel Ángel Quevedo ha explicado que la actuación, que tiene un coste de 2,4 millones de euros, afecta al tramo del cauce hasta el puente de la plaza Primero de Mayo, no así a la desembocadura.

El consejero de Coordinación y Medio Ambiente ha detallado que se han realizado diferentes apreciaciones sobre cómo podría afectar este proyecto a determinados terrenos. Además, también se ha propuesto que se aumente el número de especies autóctonas a plantar.

Por lo que respecta al tramo de la desembocadura, Quevedo ha recordado que siempre ha estado hormigonado y que lo que se ha hecho ahora ha sido crear un canal de aguas bajas para evitar el estancamiento y la aparición de mosquitos. Asegura que la postura de la Ciudad Autónoma va en la línea de lo que propone la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Vía Cope Melilla