Medio Ambiente va a abrir esta tarde al tránsito la primera fase de las obras de remodelación de la carretera de la Alcazaba para unir los dos paseos marítimos. Aunque todavía faltan detalles por ultimar, como la instalación de las nuevas farolas, la nueva acera, de cuatro metros de ancho, ya está terminada y tiene una superficie de 156 metros lineales.

Manuel Ángel Quevedo ha avanzado hoy que el proyecto ha incluido también la remodelación de los jardines y la mejora del muro de subida de la plaza de las Culturas. El consejero ha resaltado la mejora de la accesibilidad conseguida tras ampliar las aceras de 1,80 a 4 metros.

Una vez abierto este tramo se procederá al cambio de los aparcamientos, que se ubicarán en el margen derecho de la calzada, dejando expedito el lateral de las viviendas. El consejero de Coordinación y Medio Ambiente ha señalado que se ha colocado una solería similar a la del paseo de Horcas Coloradas para dar imagen de continuidad.

Vía Cope Melilla