El número de intrusiones en el puerto de Melilla se ha reducido en un 95,6 por ciento entre enero de 2018 y marzo de este año. Miguel Marín ha detallado que gracias a las medidas de blindaje adoptadas se ha pasado de las 3.121 intrusiones registradas en enero de 2018 a las 136 del mes pasado.

El hasta ayer presidente de la Autoridad Portuaria ha subrayado que ha cumplido el compromiso adquirido con los melillenses de acabar con las intrusiones en esta zona del puerto, un objetivo que se ha alcanzado gracias al aumento de la altura del vallado, la instalación de concertinas y la mejora de los elementos materiales de control y vigilancia.

Marín, que ha hecho balance de su etapa al frente del ente portuario, ha resaltado el trabajo realizado en materia de cruceros y que ha permitido cerrar cinco escalas en la ciudad para 2020. El popular ha aludido también a la sustitución de la red contra incendios llevada a cabo en el puerto deportivo y la reordenación del tráfico y la ampliación de plazas de aparcamiento en la estación marítima.

La recuperación del espaldón del puerto, la mejora de la plaza del Cargadero del Mineral o la instalación de máquinas biosaludables son otras de las actuaciones llevadas a cabo durante sus más de tres años al frente de la Autoridad Portuaria. En este punto, ha recordado que están en ejecución proyectos como el nuevo tacón de los muelles nordeste II y III.

Entre los proyectos a acometer, Marín ha citado la remodelación del tinglado número 5, de 1.800 metros cuadrados y casi 60 años de antigüedad o la instalación de un depósito aduanero para que los empresarios no tengan que abonar el IPSI de toda la mercancía que reciben antes de venderla.

Vía Cope Melilla