Antonio Miranda asegura que las obras que corresponden al área de Fomento en la Piscina Municipal “están prácticamente terminadas”, un proyecto de remodelación que importa una inversión de, aproximadamente, 1,5 millones de euros y en el que, en palabras del consejero, lo importante “es lo que no se ve”. No obstante, avanza que, “aprovechando las obras”, lo que está haciendo ahora el área de Educación y Deportes es remodelar la zona de vestuarios, las escaleras y los accesos, “algo que no estaba incluido en el proyecto inicial”.

Apunta que la próxima semana habrán finalizado las obras de la parte que corresponde a Deportes, una mejora que incluye habilitar una zona para que los padres puedan ver a sus hijos “sin necesidad de entrar a la piscina”. Al fin y al cabo, resalta, va a ser una obra importante que dará a la Piscina Municipal “un cambio total”.

En todo caso, el consejero Miranda defiende que, de cara a la nueva legislatura, debería plantearse la construcción de una piscina “con un carácter más funcional”. Propone que se ubique en la parte superior del Álvarez Claro para, de este modo, poder liberar espacio en la única piscina pública de Melilla que cuenta con más de 90.000 usos al año.

Vía Cope Melilla