El Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Melilla (CERMI Melilla) reclama a la Junta Electoral Central que, “con carácter inmediato”, anule la instrucción que permite a interventores o apoderados cuestionar las condiciones del voto de las personas con discapacidad.

De esta forma, Melilla se suma al CERMI Estatal, que ha advertido de que la instrucción, “elaborada y aprobada sin participación ni consultas con el movimiento social de la discapacidad”, entra en contradicción con el espíritu y la letra de la reforma electoral de diciembre de 2018 que ha reintegrado en el derecho de voto a todas las personas con discapacidad.

Se apunta que la decisión de la Junta Electoral Central está cargada de un enfoque sesgado contra las personas con discapacidad, “señalándolas particularmente y sometiéndolas a un marco genérico de sospecha que las coloca en una situación de desventaja grave a la hora de ejercer su derecho de voto por vez primera”.

El CERMI Estatal se ha dirigido a la Junta Electoral Central pidiendo la revisión urgente de la instrucción “para corregir esta interpretación desviada y contradictoria con el tenor de la reforma electoral”.

Vía Cope Melilla