La piscina municipal volverá a abrir al público para el próximo 20 de marzo después de las obras de mejora llevadas a cabo y que han tenido un coste de 1,4 millones de euros, de los que el 80 por ciento han sido aportados por los fondos Feder. El presidente de la Ciudad ha resaltado hoy que las 170 placas solares instaladas y el nuevo sistema de climatización va a permitir un ahorro anual de 65.000 euros.

Juan José Imbroda ha visitado las instalaciones y ha explicado que, al margen de la mejora de la eficiencia energética, se han adecuado los accesos y se ha actuado en los propios vasos de las piscinas.

Los trabajos han permitido también mejorar los cerramientos con nuevos aislamientos interiores, instalar nuevas cristaleras que filtran una mayor luz y renovar los equipos de iluminación con tecnología LED. Con un coste de 43.000 euros, la empresa adjudicataria, Noráfrica, ha llevado a cabo, además, obras de adecuación del acceso a la piscina.

A falta de los certificados de fin de obra, el presidente de la Ciudad calcula que la piscina volverá a abrir al público el próximo 20 de marzo. Destaca la complejidad de la obra y detalla que las modificaciones ejecutadas en el hall van a facilitar al público ver los entrenamientos sin necesidad de bajar a las gradas.

Vía Cope Melilla