El secretario general del Partido Popular (PP) de Melilla ha asistido en Madrid a la concentración convocada bajo el lema ‘Por una España unida ¡Elecciones ya!’, sumándose, de este modo, a las voces que muestran el hartazgo “por las cesiones y bandazos permanentes del presidente del Gobierno ante los secesionistas catalanes”.

Remarca Miguel Marín que ha existido un “clamor popular” por la defensa de la unidad de España y para impedir concesiones a los independentistas catalanes al margen de lo que recoge la Constitución. “Se ha pedido insistentemente la dimisión de Pedro Sánchez como artífice esta gran traición al conjunto de los españoles”, destaca el popular, quien cree que ese clamor debe hacer recapacitar tanto al Partido Socialista como al presidente del Gobierno “y, a través de unas elecciones, poner en manos de todos los españoles el futuro de nuestro país”.

“Los españoles deben hablar y decidir el nombre de la persona que dirija los designios del país en los próximos años”, subraya Marín. Más allá, sostiene que “lo que está claro” es que la deriva a la que Pedro Sánchez ha sumido a su partido y a España “es insostenible”. Entiende que “lo mejor que le puede pasar a España y a los españoles es que se convoquen elecciones generales lo antes posible”.

“En España nadie está por encima de nadie”

En el manifiesto al que se dio lectura en la céntrica Plaza de Colón de Madrid se denuncia que el Gobierno de Pedro Sánchez “ha cedido al chantaje de aquellos que quieren destruir la convivencia ciudadana en nuestro país y ha renunciado a defender la dignidad de los españoles con el único objetivo de mantenerse en el poder”.

Estas cesiones, continúa el manifiesto, representan la renuncia del Gobierno de la Nación a cumplir con su obligación de guardar y hacer guardar la Constitución, “su renuncia a preservar la unidad nacional y su incapacidad de garantizar los derechos y libertades de todos los españoles”. Se rechaza que se ponga en peligro la integridad territorial, se defiende la igualdad de todos los españoles ante la ley y el principio de solidaridad entre las Comunidades Autónomas, “porque, en España, nadie está por encima de nadie”. Diciendo “alto y claro” que la unidad nacional no se negocia, se exige la convocatoria inmediata de elecciones generales “para que todos los españoles puedan decidir su futuro”.

Vía Cope Melilla