A diferencia de lo que defiende el Ministerio del Interior, el presidente de la Autoridad Portuaria asegura que la instalación de concertinas se ha demostrado como algo “imprescindible” para impedir las intrusiones en el puerto. Miguel Marín recuerda que se trata de un elemento disuasorio que “no daña a nadie que no quiera vulnerar una norma”.

Los datos, dice el popular, son abrumadores y ponen de manifiesto la eficacia de esta medida, ya que en la zona del espaldón se ha acabado con las intrusiones tras su colocación.

Por lo que respecta a los muelles Ribera I y II, en tan solo un mes se ha reducido la cifra en aproximadamente un 50 por ciento al instalar este elemento. El presidente de la Autoridad Portuaria está convencido de que si se eliminan las posibilidades de entrar en el puerto para colarse en un barco como polizón, habrá menos mayores y menores deambulando por la calle.

Además de agradecer a la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Portuaria el trabajo que realizan, Miguel Marín ha solicitado a la delegada del Gobierno que sea coherente, cumpla lo que defendía con anterioridad e incremente el número de agentes en el puerto.

Vía Cope Melilla