Javier Lence se pregunta si las declaraciones realizadas por el director general de la Administración de Aduanas e Impuestos Indirectos de Marruecos sobre la necesidad de acabar de forma definitiva con el comercio atípico en Ceuta y Melilla es el resultado de la mesa de trabajo creada entre España y el país vecino para abordar el cierre de la aduana comercial de Beni Enzar.

Nabil Lajdar es partidario de una solución “radical” al problema del contrabando con las dos ciudades españolas y señala que esta prohibición de la entrada de productos a Marruecos podría hacerse de manera paulatina durante cinco o diez años. El vicesecretario de Comunicación del PP local subraya que Melilla no tenía bastante con el problema del cierre de la aduana comercial para que se le sume otro más.

Vía Cope Melilla