El Gobierno local va a aumentar la altura de los muros y el vallado del centro de acogida de la Purísima para intentar mantener el mayor tiempo posible en las instalaciones a los menores extranjeros no acompañados que se escapan a diario para vivir en la calle y conseguir su objetivo de subirse en un barco como polizón. Daniel Ventura ha explicado que se va a adoptar esta medida a petición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para reducir la bolsa de jóvenes que deambula por la ciudad.

El consejero de Bienestar Social ha avisado, sin embargo, de que esta actuación puede tener consecuencias negativas para la convivencia en el centro y para el resto de menores allí acogidos y que lleva una vida normal. El popular alerta de los problemas que se pueden producir al intentar retener a jóvenes que, en la mayoría de los casos, presentan adicciones.

En lo que llevamos de enero han entrado en la ciudad más de 70 menores, el 50 por ciento con documentación. Según Ventura, a diario cruzan la frontera unos 5 niños, por lo que reforzar la presencia policial acabaría con esta situación. El consejero insiste en que el problema de los menas tiene desbordado a todo el sistema de protección en general, incluida la Fiscalía y el Hospital Comarcal.

Además de resaltar el buen trabajo que realizan los educadores de calle, que en siete meses han devuelto a los centros a 700 menores, Ventura subraya que la legislación actual no aporta a las Administraciones las herramientas necesarias para hacer frente al problema, de ahí que defienda la modificación de la Ley del Menor y la de Extranjería. Según el popular, en la misma situación que Melilla se encuentran otras autonomías como Andalucía, Madrid o País Vasco.

A día de hoy, la atención de estos menores cuesta a las arcas públicas unos 15 millones de euros, cantidad a todas luces insuficiente. Ventura, que asegura que Melilla ha perdido en los últimos Presupuestos Generales del Estado más de 5 millones en este concepto, resalta el hecho de que a pesar de la situación que atraviesa la ciudad en esta materia, se está haciendo un buen trabajo.

Vía Cope Melilla