El presidente de la Ciudad ha visitado hoy el baluarte del Rosario tras la rehabilitación llevada a cabo por la empresa Doranjo. Juan José Imbroda ha invitado a los melillenses a visitar este enclave para entender la “esencia” de Melilla y la historia del siglo XVIII.

Las obras, que han costado 424.000 euros, se han centrado en la rehabilitación de las cuatro naves o bóvedas interiores, la cubierta, los accesos, el cuerpo de guardia, los lienzos de muralla y el foso, entre otros. El jefe del Ejecutivo local ha resaltado el importante trabajo de investigación realizado para dejar el baluarte tal y como se edificó en el siglo XVIII.

La rehabilitación ha permitido también crear un acceso directo a las galerías de minas subterráneas, de manera que cuando finalicen las obras del segundo tramo de estas galerías se podrán diseñar circuitos para visitantes con alternativas de entrada y salida a través del baluarte del Rosario, San Antonio, Fuerte de Victoria Grande y el frontón del parque Lobera. Imbroda ha felicitado a la Consejería de Fomento y a todos los que han participado en el proyecto por el gran trabajo realizado.

Una vez recuperados el baluarte del Rosario y el Fuerte de Victoria Grande, los trabajos se centran ahora en Victoria Chica. En este punto, Imbroda ha avanzado que la Ciudad acaba de recibir una partida de 800.000 euros, de los 2,5 millones que aportará el Estado, para iniciar las obras. El proyecto, que costará en total 3 millones de euros, va a pasar ya a contratación, por lo que los trabajos estarán terminados para finales de 2020.

Vía Cope Melilla