La Guardia Civil ha detenido a un ciudadano de nacionalidad belga de 35 años acusado de un presunto delito contra la salud pública al intentar llegar a la península con casi 9 kilos de polen de hachís distribuidos en 192 paquetes de diferentes formas y tamaños. Con esta intervención, se evita la distribución y comercialización en el mercado ilícito de más de 356.000 dosis de este tipo de estupefacientes.

La droga fue localizada en una furgoneta después de que el perro del servicio cinológico detectara indicios de este tipo de sustancias y tras una exhaustiva inspección de los agentes. El conductor se disponía a embarcar en el buque Sorolla rumbo a Almería. La droga estaba oculta en diferentes zonas de la furgoneta.

Vía Cope Melilla