Los sindicatos policiales SUP, CEP, UFP y SPP han emitido un comunicado en el que dan su versión sobre lo que sucedió en la madrugada del pasado domingo en la zona del puerto deportivo, un suceso en el que están implicados varios agentes de la Policía Nacional que, en ese momento, estaban fuera de servicio. Se asegura que, mientras estaban cenando, dos menores se acercaron a pedirles dinero –“como al resto de personas que cenaban en el lugar”- a lo que se negaron, “invitándoles a que abandonaran el local y no molestasen a los clientes”.

A la salida del establecimiento, seis menores, entre ellos los dos que habían entrado en el local, esperaban a los policías, “a los que increparon con insultos, llegando incluso a atacarles con botellas y piedras”. Como resultado, dos agentes heridos que siguen de baja y el resto sufre diferentes contusiones y lesiones de menor gravedad.

Prosigue el relato de los sindicatos que, tras el ataque “y gracias a la llegada de vehículos policiales de servicio”, se consiguió reducir y controlar a uno de los menores agresores, “quien ofreció una fuerte resistencia, siendo trasladado para ser atendido de las lesiones y quedando a continuación a disposición de la Fiscalía”.

Los sindicatos policiales SUP, CEP, UFP y SPP denuncian que el tratamiento mediático que se ha dado a este caso, “así como las diferentes reacciones de responsables políticos a este respecto”, resultan “parciales, subjetivas y, en algunos casos, rozando el populismo”. Subrayan que la presunción de inocencia de los agentes “no ha sido contemplada en ningún momento” y que lo sucedido “se ha reducido a imágenes parciales difundidas a través de un vídeo tomado por un transeúnte”.

“Situación de indefensión y agravio”

Con respecto a la decisión de la Dirección General de la Policía de abrir expediente disciplinario a los agentes implicados, no se entiende que se adopte esta decisión sin una investigación previa “para determinar su pertinencia, dejando una vez más a los funcionarios de Policía Nacional en una situación de indefensión y agravio”.

A través de ese comunicado, se quiere poner en evidencia “la dura realidad de los miembros de la Policía Nacional en Melilla que, en suma, es un reflejo de la tensión a la que se enfrentan en el día a día los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, obligados a desempeñar un trabajo sobredimensionado debido a un número de efectivos del todo insuficiente, sin medios ni recursos materiales que hagan posible garantizar la seguridad de los pasos fronterizos ni de los ciudadanos melillenses”.

De igual modo, se alerta de la gravedad y riesgo que supone utilizar la imagen de los policías nacionales “como chivo expiatorio ante la falta de inversión y medidas concretas que sirvan para paliar las numerosas deficiencias y necesidades de la seguridad pública en esta ciudad autónoma”. Se apunta que “criminalizar esta actuación a través de versiones de los hechos totalmente sesgadas y nada objetivas no solo agravaría los problemas sociales, sino que generaría una desafección y una fractura entre ciudadanos y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

Vía Cope Melilla