El Partido Socialista ha pedido hoy al Gobierno local la puesta en marcha de un plan integral de mejora de las instalaciones deportivas dado el mal estado en el que se encuentra la mayoría. Sin embargo, el Ejecutivo local no comparte esta apreciación, ya que cree que si los pabellones y otras dependencias estuvieran en mal estado no vendrían a jugar las selecciones nacionales ni Melilla habría recibido un premio de manos del Consejo Superior de Deportes.

Francisco Vizcaíno ha señalado que la gestión de las instalaciones deportivas recae en empresas externas a las que se adjudica su mantenimiento y que, en algunos casos, no hacen un esfuerzo por cumplir lo recogido en el pliego de condiciones. El diputado socialista acusa a Deportes de no fiscalizar esta gestión y le pide que cree un servicio de inspección sólido.

Por su parte, Antonio Miranda ha señalado que la Ciudad ha pasado de 8 instalaciones deportivas en 2003 a las 37 actuales, unas dependencias cuyo mantenimiento cuesta al año 3,8 millones de euros. El consejero de Educación, Juventud y Deportes ha señalado también que a día de hoy hay más de 15.000 usuarios con tarjeta y que la recaudación por tasas deportivas es de 391.000 euros al año.

El socialista, que se ha hecho eco de las quejas recibidas por su formación, ha aludido al mal estado en el que se encuentra el pabellón Lázaro Fernández, la Ciudad del Fútbol de Altos Del Real o las pistas polideportivas de la Cañada.

Vía Cope Melilla