El próximo lunes 3 de diciembre comenzarán a implantarse en Melilla los medidores de niveles de glucosa ‘tipo flash’ a más de un centenar de menores melillenses con diabetes, “lo que permitirá mejorar el control de la enfermedad y disminuir el número de los múltiples pinchazos diarios en los dedos que en la actualidad se realizan”.

Con este objetivo de comenzar esta nueva forma de controlar la enfermedad en la población diabética, el personal médico y de Enfermería de Atención Primaria, así como especialistas de Pediatría y Endicronología del Hospital Comarcal, participan en talleres formativos. El director territorial del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), Omar Haouari, ha adelantado que se sigue trabajando para implantar esta medida en la población adulta.

Este sistema, al que accederán de forma gratuita al menos 116 menores melillenses, se basa en la medición constante que realiza un sensor “tipo flash” que, insertado bajo la piel, permite medir la glucosa en un instante mediante un lector que puede transmitir o almacenar los datos obtenidos.

El sensor, que puede tener una vida activa de unos 14 días, se adhiere como un parche a la parte posterior del brazo. No obstante, no sustituye en su totalidad a la detección de los niveles de glucosa con los pinchazos en los dedos.

Vía Cope Melilla