El Gobierno local estaría dispuesto a apoyar la petición de CpM de elevar al Ejecutivo central la redacción de un nuevo tratado de buena vecindad con Marruecos siempre y cuando las medidas que se contemplen no supongan una pérdida de soberanía española. El presidente de la Ciudad, que insiste en que hay que mirar al Norte, recuerda que PP y CpM representan dos modelos diferentes de ciudad y que si no van en más ocasiones de la mano es porque la formación que lidera Aberchan está cada vez más radicalizada.

Juan José Imbroda ha explicado hoy durante el Pleno de Control que la única diferencia que presenta Melilla con respecto al resto de España y la Unión Europea es un su estatus fiscal. El jefe del Ejecutivo local ha señalado también que España y Marruecos tienen firmados a día de hoy 25 tratados, pero hay dos que se ha “saltado a la torera”, el de menores y el de la aduana comercial.

Coalición por Melilla defiende un nuevo tratado de buena vecindad con el país vecino que garantice el desarrollo y bienestar de los melillenses. Mustafa Aberchan, que cree que la ciudad debe beneficiarse de las inversiones de la Unión Europea en el Magreb, asegura que el presidente de la Ciudad tiene una oportunidad histórica para llevar a Madrid una voz única.

El Ejecutivo local apuesta por mantener unas excelentes relaciones con Marruecos pero siempre en plano de igualdad. Imbroda señala que si Melilla sigue mirando al Sur se van a acentuar los problemas actuales derivados del hecho de que se registre el doble de inmigrantes de la media nacional y una tasa de paro del 24 por ciento de paro. Según Imbroda, la economía de la ciudad no puede hacer frente a esta situación.

Después de que Imbroda haya pedido a Aberchan que explique qué debe recoger ese acuerdo de buena voluntad, el líder de CpM ha explicado que su formación defiende la reapertura de la aduana comercial, la creación de una nueva frontera, la devolución de las competencias de menores y un aumento del número de policías y guardias civiles.

Vía Cope Melilla