El Pleno de la Asamblea ha aprobado hoy con los votos a favor de PP, PSOE y Grupo Mixto, y la abstención de CpM y Ciudadanos, la prórroga por dos años más de la encomienda de gestión a Remesa de instalaciones relacionadas con el agua como la estación depuradora y la de bombeo, la desalobradora o el centro de control.

El consejero de Coordinación y Medio Ambiente ha explicado a los grupos de la oposición que aunque hay instalaciones que siempre han funcionado bien, el Gobierno busca con esta encomienda “la excelencia” y allana el terreno para hacer inversiones que no son de gran volumen pero contribuyen a llevar un control más riguroso.

Además de recordar que la empresa que antes prestaba ese servicio destinaba a personal el 95 por ciento del importe del contrato, lo que dejaba poco margen a otras actuaciones, Manuel Ángel Quevedo ha defendido la decisión de encargar a la empresa más técnica que tiene la Ciudad la gestión de todas esas instalaciones y prorrogar por otros dos años la encomienda.

Según el consejero, la Ciudad tiene previsto destinar unos dos millones de euros en inversiones que permitirán mejorar el servicio de abastecimiento de agua y aumentar el ahorro potenciando la red terciaria. Respecto a las dudas de la oposición sobre cómo afectará esta prórroga al personal, Quevedo ha explicado que todos tienen un convenio colectivo que seguiría aplicándose si pasados estos dos años decide la Ciudad encargar la gestión a una empresa privada. Asegura que los trabajadores mantendrían sus condiciones y sus derechos.

Por último, y en cuanto al centro de control, el consejero considera lógico optimizar recursos mediante la unificación de los dos que estaban en funcionamiento. Además de actuar en el ámbito de las infraestructuras y el equipamiento, ha sido necesario reestructurar las funciones de cuatro trabajadores.

Vía Cope Melilla