La Ciudad Autónoma ha mostrado su preocupación ante el hecho de que Melilla vaya a perder 1,5 millones de euros para mejorar el saneamiento por la falta de gestión del Gobierno socialista. Manuel Ángel Quevedo asegura que no hay ninguna novedad con respecto al proyecto de ampliación de la desaladora, ya que no se ha adjudicado la obra y no se ha remitido a la Administración local el borrador de convenio acerca del nuevo contrato, ya que el actual finaliza el 7 de junio.

El popular considera una muy mala noticia para los melillenses el anuncio realizado ayer por la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, ya que el proyecto del cuarto módulo de la desaladora está en el mismo punto que lo dejó el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Quevedo ha recordado que en julio pidió al director general del Agua que le remitiera el borrador de convenio, documento que todavía no se ha recibido.

La Ciudad Autónoma quiere saber qué piensa hacer el Gobierno central con la desaladora a partir del 7 de junio de 2019, fecha en la que finaliza el contrato con Cadagua. El consejero, que insiste en que el cuarto módulo tendría que haberse licitado en octubre para llegar en plazo, se pregunta cuánto costará el año que viene a los melillenses tratar el agua en la desaladora.

Por lo que respecta a los proyectos de mejora del saneamiento en la zona del cuartel de Valenzuela y las inmediaciones del centro de menores de la Purísima, Quevedo señala que la Dirección General del Agua solo tenía que licitarlos, ya que los había redactado la Ciudad. Melilla, dice el popular, va a perder 1,5 millones de euros, una cantidad que no se puede invertir en otras zonas.

Vía Cope Melilla