La Guardia Civil ha detenido a cinco personas por los hechos sucedidos el pasado mes de octubre en el Centro de Menores. El día 6, cuatro individuos lograron acceder al interior de estas instalaciones e intentaron sacar a la fuerza a un menor residente, al que amenazaron con un arma blanca. Al día siguiente, un vehículo se acercó a la Purísima y uno de sus ocupantes efectuó dos disparos, con un arma presuntamente de fogueo, a estas dependencias.

La intención de los jóvenes, todos ellos varones y vecinos de Melilla, era acceder al centro y llevarse al menor para intimidarle y causarle un “daño corporal” porque éste se había peleado con otro residente que era “amigo o allegado” de uno de los integrantes de este grupo.

La cosa no queda aquí, y los días siguientes al suceso, algunos de los residentes del centro, que evitaron el objetivo de estas personas, fueron asaltados en las inmediaciones de La Purísima: se les abordaba, golpeaba y se les amenazaba para que no denunciasen los hechos. Esta situación obligó a los Servicios Sociales de la Ciudad Autónoma a velar por la integridad física de estos menores, que manifestaron tener miedo a salir del centro, teniendo que ser trasladados en furgonetas a los distintos cursos y actividades programadas a las que asistían.

Las personas detenidas tienen edades comprendidas entre los 18 y 21 años. Se les imputan diversos delitos de desórdenes públicos, amenazas graves, lesiones y tentativas de robos con violencia e intimidación. A algunos de ellos le constan antecedentes por hechos delictivos de distinta naturaleza vinculados con la seguridad colectiva, como agresiones, robos, tráfico de drogas y otros.

Vía Cope Melilla