La Consejería de Bienestar Social va a poner en marcha el próximo lunes las cocinas del comedor de San Francisco, en las que la Consejería de Fomento ha llevado a cabo una reforma tras el incendio que sufrieron en el mes de junio. Las labores, que han tenido un coste de algo más de 30.000 euros, han consistido en el cambio de solerías y cuadros eléctricos, así como la sustitución de algunos elementos, el alicatado, el cableado y la iluminación.

Daniel Ventura, que ha visitado las cocinas junto a Javier González, ha agradecido tanto la colaboración del área de Educación, que ha cedido durante el verano la guardería para elaborar allí las comidas, como la rápida actuación de Fomento, que se ha encargado de la recuperación de la cocina.

El consejero de Fomento ha explicado que, tras el incendio, el área de Arquitectura elaboró un proyecto casi de emergencia para realizar las obras en poco menos de un mes. Daniel Ventura ha dicho también que se han incorporado nuevas medidas de seguridad y contra incendios que no eran obligatorias cuando se construyó la cocina. Asimismo, se han colocado mostradores nuevos, freidoras y una sartén basculante.

El consejero de Bienestar Social ha detallado, asimismo, que en este centro se ha pasado de repartir más de 1.000 comidas diarias a 400, lo que significa que “algo se está haciendo bien”. En este sentido ha señalado que se ha producido un descenso de personas que necesitaban esta ayuda. También ha explicado que, tras la aprobación del nuevo reglamento, los técnicos pueden determinar si es más adecuado para una familia proporcionarle una ayuda económica en lugar de la del comedor.

Vía Cope Melilla