El consejero de Bienestar Social ha asegurado hoy que el pasado jueves Clece rescindió el contrato al educador de calle denunciado por abusos sexuales en 2015. Daniel Ventura ha explicado que cuando le llegaron estos rumores se puso en contacto con la empresa para recomendarle que rompiera la relación laboral para evitar dañar al servicio de educadores de calle, al propio trabajador y a la imagen de Melilla, como ha ocurrido tras la publicación de un artículo en El País.

Según Ventura, la Ciudad Autónoma se limita a velar por que se cumpla el contrato del servicio y subraya que los certificados de penales de las personas contratadas para este programa por Clece “están limpios”. El consejero ha asegurado que el viernes ya no estaba trabajando y considera “injusta” esta situación porque no hay una sentencia que avale esas denuncias.

Más allá, considera “lamentable” que el diputado de Ciudadanos, Eduardo de Castro, que ha pedido explicaciones a la Ciudad, “no respete la presunción de inocencia”. Por el contrario, resalta el hecho de que CpM, que preguntó por esta cuestión en la última comisión de Bienestar Social, “no haya hecho sangre”.

En este punto, Daniel Ventura ha puesto en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de varias consejerías de la ciudad el hecho de que la Ciudad no tenga ningún tipo de información sobre las personas que acuden cada día a la cuesta de la Florentina para dar alimentos y medicinas a los menores extranjeros no acompañados que viven en la calle. Cree que a estas personas también habría que identificarlas y solicitarles el certificado de penales.

El consejero de Bienestar Social quiere que los melillenses conozcan esta situación para que no se dejen manipular por determinados políticos o pseudónimos que utilizan las redes sociales para “dar alas a una información interesada”.

Vía Cope Melilla