Dunia Almansouri ha salido al paso de las declaraciones del viceconsejero de Turismo, Javier Mateo, que aseguraba que con un “lavado de cara” y un poco de “chapa y pintura” sería suficiente para mejorar las condiciones del buque que realiza la ruta Motril-Melilla. La cepemista no entiende que el popular no se “sonroja” ante semejantes afirmaciones y le invita a que le “pregunte a los pasajeros”.

Almansouri critica que el PP no se pone de acuerdo en la valoración sobre el estado de los buques. A diferencia de Mateo, recuerda que Miguel Marín, presidente de la Autoridad Portuaria, decía “hace tan solo unas semanas” que los melillenses “ no se merecían ese tipo de transporte marítimo. La diputada les ha invitado a que primero “se aclaren entre ellos” y luego “intenten convencer a la opinión pública”.

La cepemista ha explicado que, a principios de año, el presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, hablaba de un “plan estratégico de turismo”, ya que se trataba de la “asignatura pendiente de Melilla”. Ahora, dice Almansouri, CpM quiere saber si con esta gestión alguien piensa que se va a mejorar el turismo. Además, recuerda la diputada, hace dos meses Javier Mateo explicaba que las negociaciones con las navieras para el tema de los bonos “estaban muy avanzadas” mientras que ahora, “de pronto”, dice que no se pueden poner en marcha sin que las navieras “se adhieran”.

Del mismo modo, Almansouri recuerda que antes del cambio de Gobierno el PP proclamaba “a diestro y siniestro” que se iban a incluir las OSP en otras líneas aéreas y era el propio viceconsejero de Turismo el que anunciaba “todas las novedades” en cuanto a los contratos con el transporte marítimo. Por tanto, le sorprende que Mateo alegue, de pronto, “falta de competencias en materias de transporte”.

Almansouri también ha recordado otras declaraciones del viceconsejero de Turismo, que afirmaba que “los melillenses tenían que cambiar su forma de viajar en barco” y acostumbrarse a viajar “de día” debido a que pocos barcos tienen “el número de camarotes suficientes”, a lo que la cepemista le contesta que no es cuestión del número de camarotes, si no de la “mala gestión del Gobierno”. Desde CpM, continúa, se avisó de que “se ponían en peligro las conexiones marítimas con la península” desde que empezaron a correr los rumores de la compra de Trasmediterránea por Armas.