El Plan de Control de la Población de Gaviotas para 2018 está dando ya sus primeros resultados. Manuel Ángel Quevedo ha detallado que a fecha 31 de mayo, a mitad del proyecto, se habían retirado un total de 734 huevos de gaviota patiamarilla, una especie que ha proliferado en la ciudad afectando a la operatividad del aeropuerto y a otras especies.

El consejero de Coordinación y Medio Ambiente ha recordado que este plan tiene una duración de cinco meses y que después de una primera prueba el año pasado se ha vuelto a poner en marcha con un presupuesto de 17.800 euros. En total, se están estudiando 270 nidos.

Gracias a estas actuaciones, ha dicho Quevedo, se está controlando la población de gaviota patiamarilla. En función a los datos registrados en estos dos meses y medio iniciales y de seguir a este ritmo, el consejero calcula que el plan finalizará con la eliminación de unos 1.300 huevos. El objetivo ahora es sacar un proyecto para los próximos cuatro años por valor de 80.000 euros al año y que incluirá otras actuaciones, como la realización de un censo de palomas o charlas en los colegios.

Vía Cope Melilla